La obsesión interesada de Merkel y Sarkozy con el deficit