Antes y ahora, ¡vaya mierda de capitalismo!