La usura internacional devora a Grecia y el capitalismo se devora a si mismo