Carlos Fernández Liria: “Estamos sentados en un polvorín”