Grecia, Irlanda y Portugal: ¿quiebra o democracia?