Otra vez el engaño de los rescates: ¿Ahora Portugal?