Libia: el penúltimo argumento de la hipocresía occidental