Islandia: el éxito de dejar caer a la banca y no salvarla con dinero del contribuyente