La tragedia de Tucson y la teoría del “chiflado”