El castillo de naipes irlandés y sus lecciones políticas para la Izquierda, para los sindicatos obreros… y hasta para los Verdes en el gobierno neoliberal del desastre