Ahora se pagan las consecuencias de la globalización