Los problemas de la industria global del transporte amenazan a los principales bancos alemanes