Libia, las mentiras de una guerra