Una tasa única sobre la riqueza: qué aportaría