España: El golpe de mercado se ha consumado