Teorías elegantes que jamás funcionaron: el problema de Paul Samuelson