EEUU PIERDE EL CONTROL SOBRE EL SISTEMA FINANCIERO INTERNACIONAL