¿Cuánto dinero es suficiente para una “vida buena”?