TRAS ÚLTIMOS ACUERDOS EN EUROPA Y EEUU, ECONOMÍA MUNDIAL SIGUE A LA DERIVA