De llamas en Tottenham a párpados con moscas en Somalia