Chile: Piñera juega con el boomerang de la represión