Alemania viaja en primera clase del Titanic: la Unión Monetaria Europea tiene un problema gravísimo de diseño institucional básico, que no se resuelve con parches