¿Es inevitable permanecer en el euro?