La "democracia real ya" también tiene que llegar a los medios de comunicación