El sistema educativo capitalista: una máquina trituradora de esperanzas de futuro