La pobreza de los analistas de la patronal