La burbuja estalla en desahucios