Para Intereconomía el fracaso de los condones entre los africanos se debe a su “manicura, analfabetismo y clima”