Los fiscales contra Wall Street. Una bochornosa sentencia