Señores de Moody’s: ¿por cuánto nos pondrían la AAA?