¿"Adelantamos" el Apocalipsis?