Gaddafi resiste cruelmente, pero esta revolución árabe democrática dista de haber concluido