La mano de Arabia Saudita, tras la masacre en Bahrein