Wikileaks: La distancia entre los cables y la información difundida