El capital financiero y su supervisor (el Banco de España) son responsables del elevado desempleo