… Y Zapatero cogió su fusil