Nadie quiere hablar en Cancún de macroeconomía