Cueste lo que cueste: los mercados financieros se refocilan con las garantías europeas de la deuda irlandesa