Estado de alarma en una España acorralada en el ring europeo