La conservadora Human Rights Watch hace de los medios de comunicación progresistas su altavoz