Aumenta el número de europeos del Este que consideran que vivían mejor bajo el comunismo