Cuando la cura es peor que la enfermedad: el pacto suicida de Irlanda con la Unión Europea