El efecto G-20 se agota