Una 'dictablanda' en Europa