El cepillo del Estado sigue manteniendo a la Iglesia