Andalucía como ejemplo de un modelo agotado