El agujero de las inmobiliarias baja por los favores de la banca