Karzai, el hombre de Bush y Obama