La economía venezolana está sólida y va a la inversa de la crisis del capitalismo