Plan de ataque: EEUU y Teherán se posicionan para la guerra